Descripción
Alimentos de primera necesidad para Cáritas; material de limpieza y desinfección, así como elementos desechables para que la comida sea portable para comedores sociales, y tabletas para que ancianos en residencias puedan estar en contacto con sus familiares, son algunas de las iniciativas que han desarrollado en estos meses de confinamiento La solidaridad siempre ha sido una de las características de los estibadores y durante esta crisis sanitaria, como no podía ser de otra manera, este rasgo del colectivo portuario se ha visto acentuado. “Son momentos para arrimar el hombro”, asegura Maximiliano Díaz, coordinador de los estibadores canarios, “por ello hemos acudido cada día a nuestro puesto de trabajo, para garantizar el abastecimiento de la población, y por ello también hemos desarrollado una serie de iniciativas solidarias, de distinta índole, para tratar de hacer más llevadera esta situación tan difícil a personas que lo están pasando especialmente mal”. Así, durante este confinamiento se pusieron en contacto con la central de Cáritas en Gran Canaria para preguntarle sus necesidades más acuciantes y, con fondos donados por los trabajadores, hicieron una compra a demanda: legumbres, pasta, gofio, agua y zumos. Del mismo modo, hablaron con dos de los comedores sociales más activos de la capital de la Isla, el Del Rosario, en Vegueta, y el vinculado a la iglesia de San Pedro, en La Isleta, y procedieron igual. En esta ocasión lo que solicitaron fueron productos de limpieza y desinfección y envases desechables para poder hacer portable la comida que preparan; pues las normas de la desescalada no han permitido abrir sus locales y los beneficiarios, con estos recipientes, pueden llevar sus raciones a casa. En otro orden de cosas, los estibadores de Las Palmas donaron siete tabletas al Cabildo de Gran Canaria, destinadas a sus centros sociosanitarios, para facilitar la comunicación entre los usuarios y sus familias, debido a la suspensión de las visitas a todos los centros residenciales durante el estado de alarma. Pedro Luján y Antonio Mesa, fueron los estibadores encargados de hacer la entrega de los dispositivos a la consejera de Política Social, Isabel Mena, y al consejero de Solidaridad Internacional, Carmelo Ramírez, quienes agradecieron este gesto para ayudar a hacer más llevadero el confinamiento a los mayores. Ramírez recordó que el sindicato de estibadores es miembro del Consejo Insular de la Solidaridad de Gran Canaria, conformado por 80 entidades entre ayuntamientos, ONG, sindicatos y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y destacó su implicación con las familias más vulnerables.
Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Share
Tagged in
Leave a reply